fbpx

Escribí lo que quieres para buscar…

Clase típica de aquagym

Un gran ejercicio para las articulaciones: Terapia en el agua

La terapia en el agua puede reducir el dolor y la presión en las articulaciones mientras ejercitas eficientemente.

Cuando estás sufriendo de dolor articular, la gravedad puede hacer que el ejercicio sea una actividad penosa. Pero ejercitar en el agua, actividad conocida como hidroterapia o aquagym, puede cambiar eso. Simplemente caminar de costado desde un borde de la pileta a otro ayuda a reforzar la cadera y los músculos abdominales. La flotabilidad saca la presión de las articulaciones aliviando el dolor. El agua provee la resistencia que le sirve al cuerpo para mejorar la fuerza muscular y ósea. Y la tibieza del agua estimula a que te muevas y desarrolles un lubricante natural que es el líquido sinovial en las articulaciones.
Otro plus de la terapia en el agua es que es un ejercicio seguro: es suave sobre las articulaciones pero además disminuye el riesgo de caídas, más frecuente en las actividades en tierra.

Una clase típica de aquagym se desarrolla en una piscina amplia y dura entre 30 y 60 minutos. Si tienes una discapacidad o algún problema de equilibrio, se recomienda que concurras en pareja que ayuda a que te mantengas estable en el agua. Luego de flotar unos momentos en el agua para ir acostumbrándote, y ayudado por un flotador, comienza la actividad.

La variedad de ejercicios en el agua es similar a la realizada en tierra. Se pueden realizar actividades aeróbicas como marchar, caminar, correr o nadar. También trabajos de postura, equilibrio y fuerza.

Quiénes son candidatos a esta terapia?
Cualquiera puede realizar esta actividad. Es útil para pacientes con dolor crónico articular o fibromialgia y para pacientes con discapacidad motora
Se lo considera seguro también en pacientes con problemas de equilibrio, esclerosis múltiple, Párkinson o stroke. También en pacientes recuperándose de cirugía una vez que la herida se encuentre en condiciones. Pero la terapia acuática está contraindicada en pacientes con heridas abiertas, enfermedades infecciosas, convulsiones o incontinencia

Leave a Comment