Escribí lo que quieres para buscar…

Tratamientos de dolor

Tratamientos contra el dolor

Nos especializamos en tratamientos mini invasivos contra el dolor.

Entendemos que convivir con el dolor, puede ser una situación difícil de sobrellevar. Podemos entender que el dolor interfiere con su capacidad de trabajo y en su vida diaria. Sabemos que no solo es un problema para ud., sino que también puede interferir en su relación con su familia y sus amigos.

Podemos afirmarle con convicción que el dolor sí se puede controlar.

Si aún tiene un dolor que es difícil de controlar, nosotros buscaremos el tratamiento adecuado para ud.

No se dé por vencido. Si una medicina o un tratamiento elegido no le ha dado resultado, casi siempre hay otro que se puede realizar.

¿Qué enfermedades tratamos?

Nosotros ofrecemos Tratamientos de los siguientes problemas, entre otros:

Síndromes dolorosos:
– Artritis/artrosis.
– Cefalea, migraña y algias faciales.
– Dolor cervical (incluyendo problemas de disco y latigazo cervical (whiplash injuries)
– Dolor lumbar (incluyendo problemas de hernias de disco)
– Dolor post-cirugía de columna (Síndrome post laminectomia) (Síndrome de cirugía fallida de columna)
– Dolor por canal estrecho cervical o lumbar
– Dolor en miembros (nervios periféricos)
– Neuropatía (lesión o injuria de nervios) Neuropatía diabética y Neuralgia Post herpética

NUEVAS FRONTERAS EN MEDICINA Y CIRUGÍA ESPINAL

1. PROCEDIMIENTOS MÍNIMAMENTE INVASIVOS PARA DOLOR
Existen en la actualidad muchas formas de aliviar el dolor, pero algunos dolores crónicos todavía no encuentran el alivio esperado en el transcurso del tiempo; por lo tanto se siguen investigando nuevas posibilidades. Lo único comprobado es que el tratamiento multidisciplinario produce mayor eficacia en cuanto al alivio en el tiempo.
El dolor crónico no oncológico se ha vuelto una patología frecuente en la consulta médica; dentro de los mas frecuentes son: osteoartrosis y enfermedades reumáticas en general, siendo el dolor lumbar la mas frecuentemente de este grupo; cirugías fallidas de columna, y las discopatías en general, distrofias simpaticoreflejas y accidentes en general que dejan dolores crónicos como secuelas crónicas.
A través del tiempo se investigaron también los procedimientos mínimamente invasivos para el tratamiento de estos pacientes. En la actualidad, y con el devenir de la tecnología, estos procedimientos son cada vez mas tenidos en cuenta, por su alta efectividad, bajo riesgo en manos experimentadas, ventajas en cuestión de costo beneficio y porque se pueden realizar en forma ambulatoria.

Dolor procedimientos

Listado de procedimientos mini – invasivos para el tratamiento del dolor:
1. Medicación sistémica antálgica por sesión
2. Medicación sistémica antálgica continua por día
3. Bloqueo simpático cervical
4. Bloqueo simpático dorsal
5. Bloqueo simpático esplécnico
6. Bloqueo simpático lumbar
7. Bloqueo ganglio de Gasser
8. Bloqueo diagnóstico de nervio periférico único
9. Neurolisis periférica única
10. Bloqueo diagnóstico de vs. nervios periféricos
11. Neurolisis periférica múltiple
12. Neurolisis de plexo
13. Radiculolisis cervical (procedimiento único)
14. Radiculolisis dorsal, lumbar o sacra (procedimiento único)
15. Bloqueo subdural o epidural diagnóstico
16. Corticoterapia subdural o epidural
17. Barbotage de l.c.r.
18. Analg.reg.continua, neurolisis subdural o extradural progresiva. Analg. reg. continua, neurolisis subdural o extradural prog.: cambio catéter
19. Anestesia o analgesia regional endovenosa de un extremidad
20. Neuroestimulación transcutánea analgésica (Tens)
21. Acupuntura o electroacupuntura.
22. Blood patch o parche epidural de sangre, en cefalea
23. Analgesia post operatoria epidural.
24. Bloqueo cervical o dorsal facetario hasta dos niveles unilateral.
25. Bloqueo cervical o dorsal facetario hasta dos niveles unilateral.
26. Bloqueo cervical o dorsal facetario más de dos niveles o bilateral.
27. Bloqueo cervical o dorsal facetario más de dos niveles o bilateral
28. Bloqueo facetario lumbar hasta dos niveles unilateral
29. Bloqueo facetario lumbar hasta dos niveles unilateral
30. Bloqueo facetario lumbar más de dos niveles o bilateral
31. Bloqueo facetario lumbar más de dos niveles o bilateral
32. Bloqueo sacroilíaco unilateral
33. Bloqueo sacroilíaco unilateral
34. Bloqueo sacroilíaco bilateral
35. Bloqueo sacroilíaco bilateral
36. Bloqueo facetario: único o múltiple, uni o bilateral
37. Bloqueo facetario + radicular
38. Bloqueo facetario + radicular + corticoterapia
39. Denervación facetaria por radiofrec, c/ eq. radionics
40. Epiduroscopía –
41. Vertebroplastia
42. Bloqueo sacroilíaco uni o bilat –
43. Epidurografía diagnóstica –
44. Bloqueos intraarticulares hombro/cadera/rodilla/tobillo uni/bilat Bloqueo simpático cervical y torácico uni o bilat – Alcoholiz. esplácnica y/o plexo celíaco bilat retro o preaórtico c/TAC
45. Discografía única o múltiple
46. Termolesión intradiscal por radiofrecuencia
47. Bloqueo radicular selectivo cervical 1 nivel
48. Bloqueo radicular selectivo cervical 2 ó más niveles
49. Bloqueo radicular selectivo cervical
50. Bloqueo radicular selectivo dorsal o lumbar 1 nivel
51. Bloqueo radicular selectivo dorsal o lumbar 2 ó más niveles
52. Bloqueo radicular selectivo dorsal o lumbar 2 ó más niveles
53. Denervación percutánea de ramo medio o facetaria por radiofrecuencia
54. Denervación percutánea de ramo medio o facetaria por radiofrecuencia
55. Discografía percutánea diagnóstica única o múltiple
56. Discografía percutánea diagnóstica única o múltiple
57. Vertebroplastia Cifoplastia percutánea

PROCEDIMIENTOS NEUROENDOSCÓPICOS

EN EL TRATAMIENTO DEL DOLOR AGUDO Y CRÓNICO, ASOCIADO O NO A NEOPLASIAS, LA NEUROENDOSCOPIA PERMITE TRATAR LAS SIGUIENTES PATOLOGÍAS:

NÓMINA DE PROCEDIMIENTOS NEUROENDOSCÓPICOS.

INTERVENCIONES QUIRÚRGICAS ANTIÁLGICAS.
De acuerdo con sus objetivos se pueden clasificar en:

1. Procedimientos correctores.
2. Procedimientos ablativos.
3. Intervenciones especiales en síndromes selectivos.
4. Infusiones intraespinales e intraventriculares.
5. Estimulación eléctrica nerviosa.

1. Procedimientos correctores.
a. Atrapamiento de nervios periféricos. Ocurren sobre todo en nervios que cruzan articulaciones como el mediano sobre la muñeca, atrapado por un ligamento carpal hipertrófico, más frecuente en la osteoartritis reumatoide y las fibromialgias. Casos similares pero menos frecuentes se ven donde el nervio cubital pasa por atrás del cóndilo humeral interno. El primero requiere la inyección de esteroides y anestésicos locales en casos leves y la sección del ligamento carpal, ya sea por cirugía abierta o por endoscopía en los casos avanzados, el segundo una transposición. En el abdomen, los nervios intercostales y sobre todo en las herniorrafias así como en las incisiones transversas infraumbilicales, se suceden neuropatías postquirúrgicas por atrapamiento cuando nervios del plexo lumbar como el ileohipogástrico, ilioinguinal y el ileofemoral, o ramas de ellos, son atrapadas dentro de la cicatriz o incluidos en las suturas. Estos casos deben diferenciarse de las neuralgias por estenosis (en cuyo caso hay sensación de ardor, alodinia, hiperestesia, etc.) y de neurectomías incidentales en cuyo caso se acompañan de pérdida sensorial. Los bloqueos repetidos de los nervios reducen el dolor.

b. Discectomías con o sin descompresión radicular. Ésta es probablemente la operación más frecuente para aliviar las lumbalgias por discos herniados; puede hacerse por vía transcutánea a través de una endoscopía espinal o por laminectomía usando microscopio. Si la herniación es pequeña o si está en posición central o paracentral, deberá intentarse una conducta conservadora usando bloqueos con esteroides peridurales.

c. Fusiones vertebrales. Esencialmente esta operación consiste en fundir dos o más vértebras en una unidad, sólida y funcional.

d. Laminotomías descompresivas. Generalmente incluyen una laminectomía total, bilateral con eliminación de la unidad posterior de las vértebras preferentemente, sin incluir las articulaciones. Están indicadas en las estenosis espinal (sobre todo central) manifestada por claudicación neurogénica, dolor lumbar constante y sensación de presión en las piernas.

e. Foraminotomías. Cuando hay evidencia de osteofitos en el agujero de conjunción o hipertrofia de las articulaciones con síntomas de radiculopatía, será necesario liberar la raíz y el ganglio correspondiente de la compresión extrínseca por estos procesos.

2. Procedimientos ablativos. Implican la destrucción de las estructuras neurales específicas que intervienen en la transmisión del dolor, correspondiente al síndrome álgico en cuestión. Se consideran como un último recurso, cuando todas las otras modalidades terapéuticas no han tenido éxito en aliviar el dolor.

a. Neurectomía de nervios periféricos. Consiste en la sección de nervios pequeños como las ramas del trigémino (en neuralgias), nervios intercostales, femorocutáneo lateral como en la meralgia parestética o en las extremidades.

b. Rizotomía (DREZ). La base de esta intervención, es la denervación de una determinada área dolorosa sin compromiso otras vías, mediante la destrucción de neuronas deaferentadas de seguro orden, incluyendo fibras mielinizadas pequeñas y amielínicas provenientes de mecano-propioceptores. Sus indicaciones más comunes son: a) Neuralgia occipital, intercostal, b) Flexopatías braquial o lumbosacra, c) Dolor pélvico o perineal, d) Rama dorsal. La rizotomía en la zona terminal (DREZ) interrumpe la transmisión del dolor cortando selectivamente fibras nociceptivas del tracto de Lissauer (Figs. 5 y 6), preservando las fibras inhibitorias del lemnisco medio y laterales. También se puede aplicar termocoagulación o rayo láser sobre el surco posterolateral, la porción posterior del asta dorsal de la sustancia gelatinosa del tracto de Lissauer. Está indicada en el dolor recalcitrante producido por: a) avulsión de raíces o por tracción, b) Neuralgia dolorosa, c) Espasticidad dolorosa, d) Lesión de nervios periféricos (postamputación), e) Infiltración carcinomatosa.

c. Cordotomía. Es la destrucción del cuadrante anterolateral de la médula espinal seccionando las fibras de conducción de la temperatura y dolor, ya sea por acceso a través de una laminotomía o por vía percutánea. Está indicada en los procesos oncológicos.

d. Cordectomía. Es la sección total de la médula espinal y de las raíces a nivel de la lesión, está indicada sobre todo en el dolor persistente por debajo de T10 o más alto, si ha habido sección medular post-traumática previa. Otras indicaciones son tumores intramedulares y siringomelia, en estadios terminales. Puede ser reemplazada por infusiones intratecales de opioides.

e. Mielotomía de la comisura. Implica la sección de las fibras nociceptivas que cruzan la comisura superior interrumpiendo las vías espinotalámicas y extralemniscales, puede hacerse a través de una laminectomía transdural o percutánea guiándose por endoscopía.

f. Tractotomía. Puede llevarse a cabo en varios niveles, la tractotomía bulbal está indicada en el dolor orofacial extremo ipsilateral, neuralgia migrañosa recalcitrante, síndrome facial deaferentativo o fallo de la rizotomía trigeminal, necesitando entonces una lesión sobre el tracto nociceptivo descendente. Tractotomía pontina: es la incisión del tracto espinotalámico a nivel de la protuberancia, sólo está indicada en el dolor oncológico nociceptivo facial o talámico persistente. Tractotomía mesencefálica: interrumpe las fibras espinotalámicas y espinoreticulares con una incisión anterior al cuerpo cuadrigémino y lateral al acueducto. Está indicada en el dolor oncológico unilateral de cabeza y cuello con anestesia dolorosa de la cara y en caso de dolor toracobraquial.

g. Talamotomía. Puede efectuarse en diferentes sitios con variedades dorso-medial, medial, ventrocaudal parvicelular y pulvinotomía. Está indicada en el dolor severo bilateral, de cabeza y cuello, difuso y generalizado.

h. Cingulotomía. Interrumpe circuitos mesolímbicos y mesocorticales destruyendo el cíngulo superior-posterior-medial o resecando el círculo anterior lo cual reduce la percepción del dolor. Está indicada en el dolor central.

i. Hipofisectomía. Mejor llamada destrucción pituitaria, está indicada en casos de dolor oncológico bilateral de cabeza y cuello o recurrencia de adenocarcinomas de mama o próstata.

3. Procedimientos especiales.
a. Simpatectomía. El dolor causálgico asociado con los síndromes de distrofia simpática refleja, usualmente secundarios a lesiones directas de nervios periféricos, ha sido tratado por excisión, lesión neuroquímica o física (calor o frío) de la cadena simpática correspondiente. El abordaje puede ser percutáneo endoscópico por termocoagulación guiado por endoscopia. Recientemente se ha utilizado la vía endoscópica ventilando sólo el pulmón opuesto, para resecar los ganglios T2, T3. En el área cervicotorácica la simpatectomía abierta puede hacerse a través de una toracotomía, por vía axilar o supraclavicular. En el área lumbar se prefiere un acceso retroperitoneal. La simpatectomía también ha sido recomendada como tratamiento en enfermedades vasculares periféricas, incluyendo el fenómeno de Raynaud. Últimamente se han obtenido buenos resultados en estos casos implantando neuroestimuladores epidurales. Algunos casos de dolor pélvico persistente y recalcitrante a cualquier tratamiento, han sido mejorados con una intervención quirúrgica denominada simpatectomía presacra. Su efectividad puede ser prevista de antemano ejecutando el bloqueo del nervio hipogástrico superior, la inyección de agentes neurolíticos ha sido también efectiva por este abordaje.

b. Descompresión microvascular endoscópica del Trigémimo. En casos severos de neuralgia del V par craneal y una vez que han fracasado otras medidas terapéuticas.

c. Derivación subaracnoidea. En casos de siringomelia con cavidades expandidas, se presenta dolor severo de tipo deaferentativo, puede ser de etiología congénita, traumática, tumoral o malformación vascular. La derivación del LCR puede hacerse con un tubo de teflón hacia un nivel más alto en el compartimento subaracnoideo, hacia la pleura, o el peritoneo por vía endoscópica.

d. Infusiones intraespinales o ventriculares. En la última década, esta modalidad terapéutica ha cambiado las indicaciones clásicas de la mayoría de las intervenciones quirúrgicas sobre todo las ablativas. La infusión peridural o subaracnoidea de morfina mediante catéteres permanentes insertados en tales compartimentos, se aplicaron en pacientes con procesos oncológicos localizados en la región lumbar y posteriormente a varios niveles. Más recientemente también se han insertado estos catéteres en los ventrículos cerebrales para el tratamiento del cáncer de cabeza y cuello o las metástasis generalizadas se ha obtenido analgesia efectiva en miles de casos con catéteres temporales o con catéteres permanentes depositando dosis relativamente pequeñas de morfina sin producir efectos secundarios como sedación, náusea o constipación que son frecuentes con la administración sistémica de opioides. No sólo se ha utilizado morfina, sino que también se han empleado sufentanil u oxycodona cuando existía intolerancia a la primera. Se ha usado baclofén con éxito en casos de espasticidad dolorosa, en síndromes avanzados de distrofia simpática, la clonidina ha producido analgesia satisfactoria. Se ha utilizado selectivamente somatostatina en un número limitado de pacientes. Se han agregado dosis bajas de anestésicos locales para prevenir taquifilaxis y potenciar la analgesia. Las bombas implantables, administran dosis pequeñas de analgésicos en el líquido cefalorraquídeo. En pacientes con corta esperanza de vida, pueden insertarse catéteres en el espacio peridural con permanencia hasta de 5 meses. Otra alternativa más económica son los reservorios que se pueden localizar en el tejido subcutáneo para la administración de analgésicos por infusión o por inyecciones repetidas cada 12 a 20 horas.

e. Estimulación Eléctrica Nerviosa.

f. Epiduroscopía Lumbo-Sacra o Cervical con o sin radiofrecuencia.