fbpx

Escribí lo que quieres para buscar…

Pueden mis hábitos de sueño ayudar a mi dolor cervical?

¿Pueden mis hábitos de sueño ayudar a mi dolor cervical?

Muchos pacientes se levantan por la mañana con dolor cervical. Los malos hábitos de sueño pueden provocar o agravar el dolor cervical. Algunos pequeños cambios pueden ayudar a que esto no pase
Primero, si duerme boca abajo, pruebe una posición más adecuada. Dormir boca abajo fuerza a la cabeza hacia a un lado poniendo presión sobre la columna. Dormir boca arriba o de costado la disminuye.
Segundo, asegúrese de tener una buena almohada. Evite almohadas muy rígidas o muy altas, que ponen al cuello en una posición incómoda. Idealmente la almohada debe ser blanda y no tan alta, y amoldarse a la forma del cuello y la cabeza
Trate de establecer buenos hábitos de sueño. Existe evidencia de que no sólo la posición, sino también la calidad del sueño, están asociadas al dolor cervical. Un estudio, por ejemplo, halló que las personas con problemas de sueño reportaban más frecuentemente dolor musculoesquelético crónico, incluyendo dolor cervical, que aquellos que disfrutaban de un buen sueño a lo largo de la noche. Dormir en habitaciones bien ventiladas y oscuras, y acostarse y despertarse siempre a la misma hora son prácticas que contribuyen a lograr un mejor dormir