Escribí lo que quieres para buscar…

La endoscopia, nueva técnica para operar tumores cerebrales

La endoscopia, nueva técnica para operar tumores cerebrales

Extirpar un tumor cerebral con una herida mínima, un tiempo de hospitalización corto y un riesgo reducido. Estas son las ventajas que ofrecen las técnicas de neuroendoscopia y cirugía estereotáctica que llevamos desarrollando desde hace varios años y que nos han valido el reconocimiento en distintos eventos científicos.

Nos hemos especializado en la investigación de la cirugía mínimamente invasiva, es decir, en los avances tecnológicos que permiten realizar intervenciones quirúrgicas con el menor riesgo posible para el paciente. Una de las técnicas más prometedoras es el uso de la endoscopia –NEUROENDOSCOPIA– para la extracción de tumores cerebrales, quistes del sistema nervioso, hernias discales e hidrocefalias, entre otras muchas patologías. A esta técnica se la califica como “la superespecialidad de la especialidad”. De hecho, las investigaciones médicas en este campo son actualmente en el mundo las más desarrolladas.

La endoscopia, nueva técnica para operar tumores cerebrales

MENOS TRAUMATICO. Con el uso de la neuroendoscopia, en estos momentos es posible operar una lesión en el cerebro –fundamentalmente tumores cerebrales quísticos, de base de cráneo, tumores de hipófisis y tumores de acústico– haciendo una ventana en el cráneo de tan solo cinco o seis centímetros o utilizar una perforación craneal de doce a catorce milímetros, a través de la cual se realiza toda la intervención. Esta técnica supone que la herida es menor y también la pérdida de sangre. Como consecuencia, la estancia del paciente se reduce prácticamente a la mitad que en una intervención habitual de este tipo, ya que el posoperatorio es mucho más leve.

Es una técnica muy resolutiva que permite extirpar totalmente el tumor, pero de una forma mucho menos traumática. Además, este sistema hace posible que se puedan intervenir pacientes de riesgo o de edad elevada, que no podrían asumir el riesgo de la operación clásica.

Neuroenndoscopia para el tratamiento de los tumores cerebrales.
La cirugía es un procedimiento innovador mínimamente invasiva que utiliza un tubo diseñado especialmente para acceder a los tumores cerebrales profundos dentro de un canal de diez milímetros de tamaño a través del cerebro. Este procedimiento ofrece una serie de ventajas sobre la cirugía abierta tradicional:

Pequeña incisión y cicatriz mínima
• La técnica endoscópica permite resecar lesiones cerebrales insertando el endoscopio a través de una pequeña incisión en el cuero cabelludo, dando como resultado una cicatriz pequeña exterior.

Más rápido tiempo de recuperación
• El tiempo de recuperación de estas cirugías es normalmente más corta que con la cirugía abierta tradicional.
• Se abre la duramadre (es el tejido que protege al cerebro) en forma mínima. Por lo tanto se expone menos el cerebro al ambiente exterior, disminuyendo las complicaciones tales como las infecciones.

Menos trauma a los tejidos cerebrales y nerviosos
• Debido a que todo el procedimiento se lleva a cabo dentro del estrecho canal creado por el paso del endoscopio, los cirujanos son capaces de minimizar el trauma al tejido cerebral circundante y los nervios.

Menos efectos secundarios y complicaciones
• Menos manipulación del cerebro y los nervios puede resultar en menos complicaciones potenciales de la cirugía.