Escribí lo que quieres para buscar…

Ejercicio: una prescripción efectiva para el dolor articular

Ejercicio: una prescripción efectiva para el dolor articular

El dolor articular puede robarnos las alegrías cotidianas, evitarnos de pasear al perro, hacer el jardín, o jugar al tenis. Aún las actividades más básicas del día, como salir del auto o poner la ropa a lavar, pueden recordarnos nuestras limitaciones.

Causa comunes del dolor articular son la artritis, lesiones previas, la tensión de los movimientos repetitivos, problemas de postura, el envejecimiento y la inactividad. Es tentador evitar los movimientos que nos causan dolor. Pero limitar tus movimientos puede debilitar los músculos y generar problemas más complejos de las articulaciones

Los ejercicios correctos realizados rutinariamente pueden ser una forma persistente de manejar el dolor de hombro, rodilla, tobillo o cadera. Para algunas personas, la rutina correcta de ejercicios puede inclusive evitar o retrasar la cirugía. Tu objetivo debería ser combinar ejercicios articulares suaves con una rutina de caminata.

Tu doctor puede aconsejarte tu rutina de ejercicios pero aquí van unos tips de estiramiento fundamentales en cualquier rutina

1) Entra en calor primero. Los músculos se estiran mejor cuando están calientes. Entrar en calor antes de cualquier actividad o tomar un baño o ducha caliente antes servirá

2) No sienta dolor. Estire hasta el punto de tensión media, nunca hasta el punto de dolor. Si el estiramiento duele, deje de hacerlo. Inténtelo nuevamente con suavidad. Con tiempo y práctica, su flexibilidad mejorará

3) Controle la respiración. Respire con comodidad mientras estira

4) Practique frecuentemente. Verá los mejores resultados si hace estiramiento suave frecuentemente, varias veces al día varios días a la semana