Escribí lo que quieres para buscar…

4 pasos para mejorar la postura

1) Imaginería: piense en una línea recta que atraviesa su cuerpo desde el techo al piso (sus orejas, hombros, caderas, rodillas y tobillos deben estar alineados verticalmente). Ahora imagine una cuerda que lo tira hacia arriba desde la punta de su cabeza, haciéndolo más alto. Mantenga el nivel de su cadera sin balancear la columna lumbar y sin ponerse en puntas de pie. En su lugar, piense en estirar su cabeza hacia el techo, aumentando el espacio entre su caja torácica y su pelvis.

2) Apriete los omóplatos: siéntese derecho en una silla apoyando las manos sobre los muslos. Mantenga los hombros hacia abajo y las mejillas levantadas. Suavemente lleve sus hombros hacia atrás y apriete sus omóplatos uno contra el otro. Manténgalos así a la cuenta de 5. Repita tres veces

3) Estire el tronco superior: párese frente al ángulo de una pared con los brazos levantados, las manos apoyadas sobre la pared, los codos a la altura de los hombros. Ponga un pie delante del otro. Doblando la rodilla que está adelante, exhale a medida que acerca el cuerpo a la pared. Mantenga la espalda derecha y el tórax y cabeza levantadas. Sentirá el agradable estiramiento de su tórax. Mantenga esta posición por 20-30 segundos y relaje

4) Estiramiento del tórax con los brazos cruzados: levante su brazo derecho hasta la altura del hombro frente a usted y doble el codo, de manera de que el antebrazo esté paralelo al piso. Tome el codo derecho con su mano izquierda y tire suavemente sobre el pecho, hasta sentir el estiramiento del brazo superior y el hombro derecho. Mantenga por 20 segundos, relaje ambos brazos. Repita del otro lado, y 3 veces de cada lado

Practique esto a lo largo del día. Incorpórelo a su rutina, cuando se levanta del escritorio o previo al descanso del almuerzo, hasta convertirlo en un hábito